Del cobertizo de herramientas…

…a la habitación del descanso de nuestros chiquis. Simplemente genial, como han convertido esta cosa fea en un joyero. Nuestras Madrinas y Padrinos no solo tienen un corazón dorado para guiar a nuestras niñas y niños, sino que también se han convertido en verdaderos artistas. Hasta nuestro gallo abuelito, que nos ha acompañado por 9 años, también ha recibido su merecido lugar de honor. El fue el primer gallo, que la familia Reyes-Zeledón nos ha regalado como agradecimiento por cuidar a sus hijos.


Jajajajjjjjjjjjjjjja…

…ha llegado el momento, la seriedad de la vida ha comenzado de nuevo,

Me faltaban en cada rincón

Seguimos con nuestros pequeños grupitos de niños, brindándoles cuatro días de alimentos y dos días de reforzamientos en las materias, que se les complica o se les dificulta.
En nuestros tiempos libres hemos estado constantemente pintando de diferentes colores llamativos y alegres, para que el ambiente sea más agradable para nuestros niños. Al mismo tiempo nos aprovechamos que, con los diferentes dibujos de animales, frutas, emociones y símbolos patrios, les enseñamos a nuestros queridos varias cosas, que existen en nuestro ámbito, sin que se dan cuenta.
Se aproxima la navidad, llena de amor, esperanzas y sueños. Muchos se dedican este mes a manualidades para estar unidos en familia y disfrutar más tiempo con sus seres queridos. Nosotros como familia gigante, también hemos elaborado una manualidad con cada uno de nuestros niños. La elaboraron con su propio esfuerzo, dedicación y creatividad y también nos ayudaron a decorar lindísimo el árbol navideño, mientras elaboraron todos los adornos de material reciclado.
Me da mucha alegría tenerlos nuevamente a nuestros niños. También en ellos se les nota la emoción, de haber regresado. Fue muy difícil estar lejos de ellos, sin compartir los buenos momentos con ellos, sin jugar con ellos los diferentes juegos, sin recrearnos libremente, sin disfrutar sus avances en el colegio y sin observar sus distintas emociones, ideas, cambios, etc. Sí, ellos me faltaban definitivamente en cada rincón.
(María Teresa Reyes Rosales)


Nuestra pequeña reapertura

Desde octubre los niños mayores vienen a nosotros en pequeños grupos los martes y viernes. En 2 horas y media por grupo los apoyamos con sus tareas, hacemos reforzamiento interno y practicamos el inglés.
También hay almuerzo para 30 niños en 4 días. Los dividimos en dos grupos en Gusanitos I y Gusanitos II. Tomando las medidas de higiene como el uso exigido de tapa bocas, el distanciamiento social, alcohol al entrar y su respectiva desinfección de zapatos. Nos sentimos más en confianza con estas medidas.
Mamá Fran vuelve a hacer brillar los ojos de los niños y también los de las madrinas, con sus deliciosas comidas.
Kelly ha ganado la guerra contra las hormigas gigantes, que duraba años. Ya finalmente crezcan los primeros papayas en nuestro patio, 😉
Durante el tiempo libre de los niños, continuamos dibujando, pintando y barnizando todas las paredes. Cada día ambas casas se vuelven más coloridas y acogedoras.
Se siente un poco como una pequeña reapertura.
(Eliane Burri)

Colorido, colorido y más colorido

Después de un largo tiempo de espera y muchos cambios de vuelos, finalmente estoy de vuelta en Nicaragua. Esta vez, sin embargo, fui bienvenido por los mismos temas a los que me enfrento actualmente en todo el mundo: los casos corona, las medidas de protección, las crisis económicas, el miedo al futuro y el aumento de los delitos violentos y la criminalidad.
Pero detrás de las puertas todavía cerradas de Los Gusanitos encontré un mundo colorido y animado. Las paredes brillan con nuevos colores. Se crean ilustraciones de formas, frutas, animales, números y vocales para los ojos hambrientos de conocimiento de los niños y se graban juegos animados en el suelo. Los árboles de limón, papaya y mango prosperan en el jardín. Las plantas de calala crecen en lo alto y prometen lugares sombreados. Espinacas, sandías, chile y plátanos brotan y pronto determinará el plan del menú. Más de treinta pollos, dos perros, cuatro tortugas y ocho gatos mantienen a todos en alerta y proporcionan acción.
En octubre probablemente no podremos abrir nuestras puertas de nuevo. Pero poquito a poquito reanudaremos nuestro trabajo con los niños. Para el próximo mes estamos planeando clases particulares para los niños de 4º grado en adelante. Estos se llevarán a cabo de forma individual y en cumplimiento de las medidas de protección y deberían permitir a los niños apoyar las lecciones regulares en la escuela señorial. Ofreceremos a los niños ayuda individual y también prestaremos especial atención a las clases de inglés. Estas lecciones individuales también deben dar a los niños la oportunidad de ponerse en contacto con nosotros de nuevo, aunque los abrazos y las caricias que aman tanto, aún no serán posibles.
Los Gusanitos es y sigue siendo un paraíso para los niños incluso en tiempos difíciles.
(Eliane Burri)