Mis experiencias…

…como nuevo cocinero en Los GUSANITOS, son unas de las más bellas que tengo en mi vida. De cocinar se trata de un arte, porque requiere de todos mis sentidos activos para crear cosas grandiosas y deliciosas para nuestros queridos. Disfruto constantemente inventando nuevas recetas.
Una de las cosas más importantes que he aprendido es, que se puede ahorrar mucho dinero con la comida, pero también puedes perderlo. Es decir, menús e ingredientes adaptados a la temporada nacional, nos salen mucho más económica, que cocinar de manera que nos da las ganas. Y tenemos la gran suerte, que Nicaragua ofrece muchas verduras, frutas e ingredientes de temporada, que son ricas en vitaminas e importante para una saludable nutrición.
Lo que más me encanta en mi trabajo es, cuando unos niños llegan a la cocina a apoyarme, y puedo transmitir mis conocimientos. Que las muchachas vienen con alegría a ayudarme es algo como común, pero poco a poco también los varones se dan cuenta, que ni solamente pueden cocinar, sino también ayudar en todas las tareas del hogar, 😉.
Y claro que sí, como por cada cocinero es muy placentero, cuando recibo un alago por el sabor de mi comida o merienda, así que poco a poco voy liberando mi chef interior.
Y aquí, Matías y yo hicimos “Chayotes gratinados con queso, claro que sí, acompañados con arroz”. BUEN PROVECHO!
(Juan José Ponce)

El mejor momento…

…para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora.
(Proverbio chino)


Del cobertizo de herramientas…

…a la habitación del descanso de nuestros chiquis. Simplemente genial, como han convertido esta cosa fea en un joyero. Nuestras Madrinas y Padrinos no solo tienen un corazón dorado para guiar a nuestras niñas y niños, sino que también se han convertido en verdaderos artistas. Hasta nuestro gallo abuelito, que nos ha acompañado por 9 años, también ha recibido su merecido lugar de honor. El fue el primer gallo, que la familia Reyes-Zeledón nos ha regalado como agradecimiento por cuidar a sus hijos.


Una de las pasiones más hermosas…

…que tengo, son nuestras niñas y niños, que trato como mis propios hijos. A pesar de que necesitan una educación amplia, necesitan sobre todo amor, cariño y comprensión. Estoy convencida, que de esta manera se puede incentivar a dar esperanzas a la realidad de este país, que siendo el segundo país más pobre de América, que ya al menos hace tres décadas ha ocupado este lugar.
Aunque la situación para nosotros es bastante crítica, hay que luchar para seguir adelante. Por eso nos preocupan mucho los niños y niñas con pocos recursos. Por lo tanto, cada día les ayudamos a descubrir sus habilidades dándoles las herramientas necesarias, para que en un futuro con una formación educativa puedan mejorar su calidad de vida.
¿Y cómo hemos logrado mantenernos en este incómodo segundo lugar durante décadas? Una de estas razones es en mi opinión la educación de nuestros paisanos. Por eso creo que es importante, que damos a nuestros hijos la mayor posible educación, conocimientos generales y modales sociales a su camino. Pero solo podemos lograr estos objetivos, si también llegamos a sus corazones.
Lo que a mí más me motiva, es enseñarles a los niños y niñas a promover el respeto a todos los seres vivos, razas, culturas, religiones y clases sociales, para que en un futuro sean independientes, autosostenibles y sepan adaptarse a las etiquetas sociales, sin perder su verdadero origen.
(Kelly Ingrid Zepeda Parrales)