Metamorfosis

Por años hemos trabajado con los niños y cada uno nos demuestra, que es especial a su manera. Cada uno de nuestros hijos pasa por diferentes procesos que duran días, meses o incluso años, pero siempre hay una etapa en sus vidas en la que cambian un poco más en serio. Habiendo crecido hasta la juventud, exigen contacto para una mayor realidad. En esta etapa ya se encuentran nuestras dos hijas mayores Suheyla y María, 14 y 13 años.
María y Suheyla, dos adolescentes llenas de energía y mucha curiosidad; con necesidades múltiples, no necesariamente de material sino de afecto, apoyo, comprensión, y sobre todo amor. Ellas son increíbles: A veces perezosas, pero una vez que comienzan algo y lo terminan, dejan de pensar en los logros, sino quieren más.
Dado que entrenamos según el modelo de María Montessori siempre que es posible, es relativamente difícil encontrar proyectos que se adapten a los niños mayores. Por eso hemos comenzado a desarrollar nuestros propios modelos para nuestros jóvenes. Uno de esos proyectos es el establecimiento de un pequeño emprendimiento, en la que ahora están integradas Suheyla y María.
El proyecto incluye los siguientes objetivos de aprendizaje:
Seleccionar producto
Calcular los gastos, los ingresos y las ganancias
Crear listas de compras y compras dirigidas
Normas de higiene y limpieza
Producción constante y de buena calidad
Almacenamiento de los productos
Estrategias de ventas
Trato amigable con los clientes
Contabilidad
De esa manera Suheyla y María han logrado mantener su pequeño emprendimiento desde hace meses. Iniciaron con ventas de choco-bananos, luego con helados de galletas, luego con más helados, pero de leche con cocoa, etc. para adaptar los sabores a las necesidades de los clientes. Otro producto con el que experimentaron fue la gelatina. Vender el helado de cocoa no les resultó, porque los gastos fueron más altos que los ingresos. Pero lo más importante es, que han aprendido de cada experiencia que obtuvieron, y este es otro objetivo de aprendizaje importante.
Aunque no hay muchos modelos de ella para la educación de los jóvenes, valoramos mucho a nuestra honorable María Montessori, porque ella nos dio el ímpetu para seguir hilando el hilo de la educación Montessori de una manera, que se adapte a nuestros jóvenes.
(Ingrid Maltez Mejia)