Una de las pasiones más hermosas…

…que tengo, son nuestras niñas y niños, que trato como mis propios hijos. A pesar de que necesitan una educación amplia, necesitan sobre todo amor, cariño y comprensión. Estoy convencida, que de esta manera se puede incentivar a dar esperanzas a la realidad de este país, que siendo el segundo país más pobre de América, que ya al menos hace tres décadas ha ocupado este lugar.
Aunque la situación para nosotros es bastante crítica, hay que luchar para seguir adelante. Por eso nos preocupan mucho los niños y niñas con pocos recursos. Por lo tanto, cada día les ayudamos a descubrir sus habilidades dándoles las herramientas necesarias, para que en un futuro con una formación educativa puedan mejorar su calidad de vida.
¿Y cómo hemos logrado mantenernos en este incómodo segundo lugar durante décadas? Una de estas razones es en mi opinión la educación de nuestros paisanos. Por eso creo que es importante, que damos a nuestros hijos la mayor posible educación, conocimientos generales y modales sociales a su camino. Pero solo podemos lograr estos objetivos, si también llegamos a sus corazones.
Lo que a mí más me motiva, es enseñarles a los niños y niñas a promover el respeto a todos los seres vivos, razas, culturas, religiones y clases sociales, para que en un futuro sean independientes, autosostenibles y sepan adaptarse a las etiquetas sociales, sin perder su verdadero origen.
(Kelly Ingrid Zepeda Parrales)