La vida es bella…

…sin preocupaciones, sin deberes, solamente disfrutando de las cosas que nos han dado las ganas. Así los deberes como limpiar, cocinar, lavar, regar plantas, etc., se han convertido en “trabajos” colectivos, que se han arreglado charlando, cantando, bromeando y con una rapidez que ni se han dado cuenta que ya han ejecutado un deber. Todos los medianos, niñas  y niños grandes  participaron con entusiasmo al lado de sus madrinas y sus deberes, para poder volver a jugar lo más pronto posible, haciendo manualidades, pintando, etc., con ellas. Así hemos inaugurados la primera semana del año 2017, pensando seguir disfrutando hasta que en febrero nuevamente empezara el estrés del nuevo año escolar.
Por mi parte debo confesar que después de 2 semanas de separación de mis niñas y niños tenía pocas ganas a preocuparme por mis deberes administrativos. Mis hijas e hijos tenían tantas cosas para contar, o simplemente tenían la necesidad a compensar cariño, seguridad y comprensión sin perder palabras. Así me he dedicado con cada fibra de mi ser a escucharles, entenderles y mimarles a cada uno por un rato, o más…, ;-). Además no he podido obtener suficiente de gozar de sus aperturas, sus lealtades y sus alegrías exuberantes en las actividades con sus madrinas. Las madrinas hicieron un trabajo increíble. Ellas aumentaron la diversión de nuestras niñas y nuestros niños adicionalmente, mientras en el calor de la batalla ni solamente una vez les salió literalmente el temperamento de la niña traviesa, :-D. Y en todo el tumulto abigarrado reinaba una atmósfera, en la que hubo ni ganadores, ni perdedores.
Si, fue una semana muy excepcional que se repetirá, hasta que de nuevo tengamos que cargar a nuestras queridas y nuestros queridos con los deberes escolares.
En este lugar me disculpo por los montones de correos sin respuesta, pero seguramente voy a romper poco a poco las montañas administrativas, porque aún existen los fines de semanas, ;-).
Os deseo que también hayan empezado el año nuevo con suficiente energía positiva, que os alcanzará por todo el año 2017.
(Priska Buchmann)