Una experiencia muy especial

Por primera vez invitaron a nuestr@s niñas y niños a presentar a un público más amplio el talento de baile que ellos tienen. Durante toda la mañana podía sentirse la emoción en cada uno de los rincones, pero con la preparación de maquillaje, peinado, vestuario y los últimos retoques, el tiempo se fue volando. A las 3:00 de la tarde finalmente hemos terminado, limpiado y arreglado hemos llevado a nuestro grupo de baile con 3 taxis en el Parque Sandino. La decepción fue grande, porque no hemos encontrado ninguna indicación de que a las 4:00 se llevaría a cabo el gran evento, ay Nicaragua Nicaragüita… Así que para lo mejor o lo peor era nuestra tarea el mantener el estado de buen ánimo de una manera entretenida posible con nuestras impacientes 11 niñas y niños. Finalmente con lenguas de ángeles y una paciencia infinita hemos logrado a controlar esas 4 horas de espera, hasta que finalmente había terminado.
Destacados fueron 30 grupos, el punto de partida de nuestr@s hijas y hijos fue el número 15. El saludo al grupo 10 fue el momento para nosotros, peinar y reaplicar de nuevo a todos, a continuación ponerlos listos detrás de la tarima. Hasta ahora todo bien – hemos pensados – vino el anuncio del Grupo 13 y de repente todos se agitaron de una pierna a la otra porque tenían que ir al baño, donde no había. Ni modo, así rápido rápido buscar cualquier arbusto, para 11 veces pipí en una sola fila y de nuevo regresar en la formación. Madrina Andrea casi ha sufrido un ataque al corazón, ya que ella sólo ha visto como todos corrieron huyendo, y ella no tenía ni idea de lo que se trató, :-D.
Por fin anunciaron el número 15 y pensé que mis ojos no son de confianza. Nuestro grupo subió al escenario en una soberanía incomparable, sembraron un ambiente impresionante, y completaron su baile (Uptown Funk de Bruno Mars ft Mark Ronson) en una perfección sin precedentes. Desde que nuestr@s hij@s realizan bailes sucedió por primera vez, que han podido dejar todas sus inhibiciones. Después del acto no se han alejado huyendo del escenario como siempre, esta vez se tomaron el tiempo para despedirse del publico de forma adecuada, incluso disfrutaron los rugientes aplausos al máximo.
Desafortunadamente la calidad de las fotos dejan mucho que desear que lamento, pero de alguna manera se me escaparon mis emociones, bailando en el ritmo de tres por cuatro con mis niñ@s, ;-). Pero a pesar de la mala calidad espero que al menos se den una vaga impresión de este único espectáculo.