Almas quebradas…

…En un país donde existen leyes para proteger a l@s niñ@s. En un país donde las palabras escritas se transforman en serpientes de goma kilométricas, que se enroscan en torno a los inocentes. En un país donde la misma goma sirve a los oportunistas de honda, para arrojarse piedras doradas unos a otros, a través de la masa de niños. Jugando a “El Señor de los Anillos”, mientras agujerean las almas de los inocentes. Sus ojos brillan como estrellas con la fiebre del juego, sin considerar las almas infantiles rotas. El «perdedor» recibe un apretón de mano generoso y amable. Los ganadores celebran su victoria, en medio de un invisible lago de lágrimas de los verdaderos perdedores…
dreams-and-reality
¿Cómo se puede causar así tanto dolor a criaturas tan inocentes?
(Priska Buchmann Scherer)