Los verdaderos ganadores


El nerviosismo ha disminuido, los boletines están hechos, las celebraciones promocionales son tiempo pasado, y los trajes de baile están guardados.
Finalmente pasaron tod@s el grado, algún@s sin problemas y otr@s con mucho esfuerzo y empeño de corazón. Pero finalmente no importa el promedio de la calificación, sino que cada un@ ha dado lo mejor que pude, y esto sin duda lo podemos afirmar por cada uno de nuestros GUSANITOS.
Lo que me preocupa tanto es la falta de escuelas, o instituciones calificadas para darles reforzamientos y apoyos especiales a l@s niñ@s, a l@s cuales en el sentido médico no sufren de ninguna discapacidad, sino la gran cantidad de experiencias negativas que han tenido en sus jóvenes vidas, poco a poco los han hecho ser lo que hoy son. Por eso sus mentes tampoco funcionan como la “tuya o la mía”. Depende de la situación o del ambiente que les rodea se bloquean, cerrando completamente sus mentes para cosas simples que en buen estado de ánimo normalmente saben. Eso significa que ell@s a diario deben enfrentarse a un entorno que en ningún sentido corresponde con sus sabidurías, ni con sus fuerzas y mucho menos con sus sensibles transmisores. Y por si fuera poco, viene además el hecho, de que ell@s captan muy bien que algo en ell@s no funciona como los demás esperan de ell@s, pero no les queda otro que intentar nadar siguiendo el mismo ritmo de los que los creen diferentes. Y como si eso no fuera suficiente para ell@s, reciben a diario malentendidos, ofensas, rechazos, desprecios, burlas y maltratos.
Es@s niñ@s son nuestros verdaderos ganadores, y de vez en cuando me pregunto seriamente: “De donde toman es @s niñ@s a diario las energías y fuerzas para levantarse y enfrentarse a este mundo insensible nuevamente?”
Por fin no hay otra cosa que decir: Os admiro y os suplico que sigan valientemente por adelante, que luchan por su derecho que los demás les tratan y respectan como seres humanos, y que nunca se rindan ante las críticas y rechazos de los que os rodean. No pierdan la esperanza que ell@s un día descubrirán lo importante e impresionante que son para completar el «rompecabezas mundo”.