La solución del “problema”…

…se encuentra en la individualidad, pero antes de todo en la atención cariñosa