Eres el centro de mi corazón…

Tus heridas son las tormentas en mi camino
Tus lágrimas, la tristeza en mi corazón
Tu inocencia, mi inspiración
Tus progresos, el pan mío de cada día
Tu alegría, el alimento de mi alma
(Priska Buchmann Scherer, Abril 2014)

Auxilio_1