El señor Lázaro midiendo …

n

n

… nuestros GUSANITOS, para coserles los uniformes, para que en el año próximo cada un@ este en la escuela con su propio uniforme, y sus propios zapatitos. Tenemos muy en claro que por ell@s no siempre era tan fácil resistir contra las burlas de “seres marginados”. Por eso somos muy orgullos@s a “nuestr@s GUSANITOS”, porque ni solamente han resistidos mientras diario han seguido en la clase en sus “ropas que hay”, también nos han sorprendidos con sus logros fantásticos. A propósito también han aprendido que estudian con sus cabezas, y no con sus valores exteriores.
¡Si, en realidad se han merecido duro sus uniformes!