De momento estamos en la temporada de las lluvias…

… que año tras año afectan un gran parte de la gente que viven un nuestro barrio, y su alrededor. Por eso ni solamente nos faltan ropas secas, sino a un montón de cosas más. Pero esa realidad no afecta nuestra fantasía, ni nuestra alegría. Y cada día me sorprende nuevamente,
QUÉ POCO NECESITAMOS PARA SER FELIZ