Archivos de Temas: Vida corriente

Preparar material didáctico…

…para 80 niñas y niños no es lo mismo, como para 45, 😉  aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Unas impresiones…

…como estamos disfrutando las últimas semanas de las vacaciones escolares y embellacando nuestros hogares. En una semana se acabará con la vida floja, porque el 4 de febrero 2019 empieza el nuevo año escolar


 

¡Viva! – ¡Viva! – ¡Viva! y otra vez – ¡VIVA!

Hoy fue el último día escolar y con un gran alivio entramos en la etapa de las vacaciones anuales, que tardarán hasta el fin de enero 2019. “Vamos, anímate, solo falta un mes, solo quedan 20 días, solo una semana más, solamente UNA VEZ MÁS, y lo lograste!” De esta manera hemos animado a nuestras niñas y niños, que han esperado ansiosamente las vacaciones, como ningún otro año. También para nosotros un gran alivio, ya no hay que echar un vistazo al reloj cada rato, no debemos presionar a las niñas y los niños con los estudios y el forzamiento escolar, ya no hay que lavar montones de uniformes, con gusto dejamos los zapatos escolares para más que dos meses a un lado. SOLAMENTE DISFRUTAR EL TIEMPO CON NUESTRAS QUERIDAS Y QUERIDOS. Jugar, jugar, jugar y más jugar y dedicarnos a las manualidades navideñas en un ambiente relajado.
A propósito: Nuestro nuevo hogar luce bonito, ya estamos establecidos y nos sentimos cómodos. Los nuevos niños que entraron hace tres semanas se aclimataron rápidamente, ya no lloran cuando vienen, formaron amistades y disfrutan los juegos en equipos.
Los niños que hasta ahora nunca estudiaron, se acostumbran poco a poco al ritmo de las clases particulares. A algunos les gustan tanto los estudios, así que absorben el conocimiento como esponjas. A otros les cuesta poquito más, porque por nada están acostumbrados a sentarse y concentrarse a una materia por más que solamente un rato. Ellos son, que necesitan extensos recreos y prestan mejor atención, cuando organizamos las lecciones de forma dinámica.
Así os dejo con esas buenas noticias, hasta la próxima
(Priska Buchmann Scherer)


Nos hemos mudado…

…y si eso no fuera suficiente, también tuvimos que luchar con un agresivo virus.
Después de que nuestra casa en la Sabaneta por x veces se ha hundido bajo el agua, se nos agotó la paciencia con nuestro propietario. La mala suerte ha empezado cuando la bendición húmeda (la lluvia) salió de las tuberías obstruidas en la cocina, después la recibimos por el techo y finalmente el agua nos inundó por todos lados, haciendo que la casa luciera como una isla solitaria en medio de un enorme lago. Por lo tanto, la decisión fue rápida cuando nos ofrecieron alquilar la casa vecina en la calle el Tamarindo.
Así, en estas últimas tres semanas, ha pasado una cosa tras otra con una rapidez, que todavía me causan mareos. Hemos hablado con los padres, hemos realizado trabajos de reparación y pintura, hemos organizado un transporte escolar para los niños de la Sabaneta, hemos empacado nuestros bienes y nos hemos mudado a la nueva casa en el Tamarindo.
11 niñas y niños de la Sabaneta hemos podido integrar en la guardería existente de Los GUSANITOS Tamarindo I, mientras que un grupo de 12 niñas y niños ya han encontrado refugio en la nueva casa – Los GUSANITOS Tamarindo II. Actualmente hay más de 40 niñas y niños en la lista de espera, estos se integrarán gradualmente, después de completar el mobiliario y la pintura en el Paraíso de Infancia Los GUSANITOS Tamarindo II. Así, a partir de mediados de noviembre de 2018, cuidaremos a un total de 90 niñas y niños en las dos guarderías. Una vez más superamos nuestro límite de 80 niñas y niños, peeeeeero primero, el Decir-que-No siempre ha sido una de mis debilidades más grandes y segundo, la nueva casa nos ofrece mucho más espacio, ;-).
Como si el estrés por la reubicación no hubiera sido suficiente, al mismo tiempo fuimos atacados por un agresivo virus, en el que la mayoría de nuestras niñas y niños, así como parte de nuestras Madrinas, se enfermaron. El virus está asociado con fiebre alarmantemente alta, tos, bronquitis y, en algunos casos con neumonía. Por lo tanto, 5 de nuestras niñas y niños pasaron varios días en el hospital sobrellenado. 3 sufrieron de neumonía y 2 tuvieron que ser alimentados artificialmente, debido a su cuestionable condición de bajo peso. A unos 30 niñas y niños enfermos hemos atendido aquí en la guardería, por lo que a veces parecíamos más a un hospital que a una guardería alegre. Los más afectados fueron nuestras niñas y niños de bajo peso, que en los últimos meses hemos levantado a un peso corporal razonablemente aceptable. Ellos sufrieron el virus, se recuperaron por un día o dos, antes de que otra vez se enfermaron. Parece que lo peor ya lo hemos superado, porque todos se encuentran en el camino hacia la recuperación, aunque algunos todavía un poco temblorosos en las piernas.
Por las circunstancias tan difíciles que hemos vividos, también los asuntos administrativos se quedaron atrás, así era imposible escribir algo para nuestro Blog, o responder correos. Espero su comprensión y estoy convencida de que, poco a poco regresaremos a una cierta normalidad.

Con un saludo cariñoso
Priska Buchmann Scherer

En los últimos 4 meses…

…invirtieron nuestras niñas y niños – de edades de 8 a 13 años – cada minuto libre en la elaboración de esta hermosa lamparita, con mesita de noche. Como no podía ser de otra manera, la mesita consiste de una caja de cartón, cubierta de tela, ;-).
Por primera vez hemos enfrentado a nuestras niñas y niños a un trabajo a largo plazo, que les ha exigido mucha paciencia, precisión y resistencia. Comenzando con medir, dibujar y cortar las figuras geométricas, colocando agujas en una distancia exacta y finalmente, conectar las agujas con hilo con una gran precisión. Por lo de los componentes electrónicos no hemos podido incluir todos los niños, así fueron elaborados de Javiera y Nicole, después de un curso rápido con nuestro electricista.
A varias niñas y niños les costaba al principio a trabajar de manera meticuloso. Una y otra vez tenían que empezar de nuevo, porque algo les fue mal. Tampoco les fue fácil, a no tener un resultado rápido. Así a menudo llegaron al límite de su paciencia, pero el hermoso resultado nos enseña, que el gran esfuerzo valió la pena.