Gusanitos Solidarios

Gusanitos solidarios

La vida es un dar y tomar
Priska Buchmann Scherer

El olvido, como también guardar rencor y odio, son malos consejeros. La vida nos enseña que los malos momentos y las malas experiencias, una vez superadas, han de enseñarnos a valorar aún más los valores de una vida digna y humana.
Ayudamos a nuestros niños y niñas a enfrentarse y superar sus malas experiencias en la vida. Suavemente les dirigimos al punto donde aprenden, que el pasado no se puede olvidar, ni borrar. Para manejarse en un futuro de esperanza e ilusión es importante que les enseñamos, a anotar conscientemente sus asociados arrebatos emocionales, para que poco a poco aprenden a manejar, controlar y desviarlos.
Les enseñamos también que uno de los mayores placeres en la vida, es regalar a los demás aquello que hay bueno en ti, y que ayudar a los que necesitan ayuda, nos ayuda a nosotros también como personas. Por eso nuestras niñas y niños participan en pequeñas labores sociales con los más necesitados, pequeñas, pero “grandes” acciones, basadas en los principios de la solidaridad, el cariño, y el sacrificio por aquellos que sufren necesidades materiales y emocionales.
Aunque nuestros protegidos estén recibiendo una atención y un cariño del que no gozan muchos niños nicaragüenses, no queremos que olviden sus raíces, sus orígenes, y que siempre tengan presente que hay otras personas con necesidades, a las que ellos mismos pueden ayudar con estas pequeñas acciones solidarias. Intentamos que nuestros niños compartan la vida y la realidad social de otras personas como ellos, y aprendan que compartir y transmitir Cariño, Tiempo, Apoyo, Fe y Amor, les ayuda a ellos a mejorar su propia vida de niños.
Y confiamos en que esta pequeña, pero poderosa semilla de solidaridad, se convierta en un gran árbol. Y nuestros niños y niñas como adultos, sensibles y solidarios, ayuden a cambiar y mejorar la calidad de vida de los más necesitados, y la realidad de su propio país.