Categorías News ESPAÑOL

¡ Grito silencioso !

Han pasado casi dos meses, donde hemos vivido varias facetas de la violencia. Dos meses en un baño alterno de emociones, entre esperanza y decepción, mientras la decepción gana más y más peso. No solamente nos sirven hora por hora en cada canal las sangrientas novedades sin filtro, sino debemos vivirlos en vivo en nuestras calles. Mientras cometen todas estas crueldades sin piedad parece como que, en el calor de las batallas, se han olvidado completamente de los miles de niñas y niños que les rodean. Realmente parece como que ellos no son parte de la sociedad nicaragüense y que nadie piensa en el daño, que causan en las psiques frágiles de esas criaturas más indefensas.
Yo solamente puedo hablar sobre los cambios en nuestr@s 70 niñ@s, pero me imagino que a tod@s les va igual, sino peor:
Cuando nuestros niños con sus carritos juegan tranques, lo miro con un ojo llorando y con otro sonriendo. Pero cuando les preguntamos, qué es lo que quieren jugar y nos responden en un solo coro: “Queremos jugar guerra”, lo veo como grito auxiliar de sus emociones reprimidas. Con mucha preocupación hemos notado unos y otros cambios, que se han deslizado imparablemente en las almas de nuestras niñas y nuestros niños. En general son mucho más inquietos, desenfocados y más agresivos que como hace dos meses. Varias niñas y niños han bajado mucho de peso y nuestra lista para la indicación de vitaminas extras es cada día más larga. Cuando vienen por las mañanas, me siento que estoy cinco años atrás, porque la mayoría pide desayuno. Donde hace solo dos meses, se construyeron castillos, parques, casas y animales de legos, se producen hoy pistolas y rifles. Mientras tanto saben mejor de que material se compone un mortero y como se usa, que memorizarse las tablas. Donde antes cantaron canciones infantiles, que solían sonar en sus voces brillantes y claras, gritan hoy las rimas con todo su dolor. Y lo peor de todo, niñas y niños de 6, 7 u 8 años, que nunca han tenido problemas con la vejiga, se orinan en pleno día.
Y cuando vienen corriendo a media noche, tocando a mi puerta en búsqueda de un lugar seguro, casi se me quiebra mi corazón. Y cuando les veo dormido, bien profundo en toda su inocencia, mi alma se derrite.
Esto solamente son unos pequeños ejemplos de la parte superior del iceberg, que se llama niñez nicaragüense que sufre en silencio, mientras su entorno gritando sube en llamas.
(Priska Buchmann Scherer)

Ay Nicaragua, Nicaragüita

Hemos pasado un hermoso día, el eco de los cantos infantiles desaparece lentamente y se mezcla con el ruido de las explosiones y el zumbido de los helicópteros, dando vueltas en el cielo nocturno, donde ni una sola estrella brilla. Mientras la gente se batalla entre sí, cada disparo destruye un trocito más del sueño, que he soñado por un futuro harmonioso para nuestras niñas y niños de este lindo país. Mis emociones se desbordan y dejan que las lágrimas corran salvajemente por mis mejillas.

Sufrimos de la fiebre del ajedrez

Después de años de entusiasmo por los juegos de UNO y Loto, ahora la fiebre del ajedrez se ha estallado entre nuestras niñas y niños, 😉

Espejito, espejito que me ves…

Aquí les dejamos unas impresiones de esta hermosa manualidad, que elaboraron nuestras niñas y niños durante de la Semana Santa.
Deseamos a todos ¡FELICES PASCUAS!

Mi labor…

…en el Paraíso de Infancia Los GUSANITOS comenzó hace 2 ½ años, empecé como voluntaria, el cual me gustó mucho estar con todas esas niñas y niños. Fui contratada para cuidar a un grupo de niñas y niños, al mismo tiempo comencé mis estudios universitarios como profesora de matemáticas. Esta ha sido la experiencia más bonita y una gran oportunidad en mi vida. Desde entonces he aprendido mucho, el cual le estoy muy agradecida a Doña Priska por haberme abierto las puertas a este paraíso y por haber confiado en mí.
Durante esos últimos años poco a poco he conocido cada uno de nuestr@s 40 niñas y niños personalmente, sabiendo por sus necesidades, sus fortalezas, sus debilidades y sus caracteres muy individuales. Pero de mi parte ni solamente era un dar, sino también un tomar, porque sobre sus comportamientos – de vez en cuando muy directos y especiales – ellos me han ayudado a madurar como persona.
También he entendido, que nuestr@s niñas y niños se merecen dedicación, amor, cuido y estar pendiente de ellos a cada momento. Estar cien por ciento dedicado a ellos en momentos difíciles es lo más natural del mundo para mí.
Hace unos meses Doña Priska me ha dado nuevamente otra oportunidad, al confiar en mi al hacer un cambio de rol, donde me delegaba a ayudar en sus tareas y darles reforzamientos individuales a nuestr@s niñas y niños. Velar por sus futuros educativos me ayudará en adquirir más experiencia en mis estudios como profesora de matemáticas. Mi nueva tarea me gusta mucho y le agradezco a Doña Priska de corazón. Ella ni solamente hace una gran labor con todos nuestr@s niñas y niños, sino también con cada Madrina. Sin el trabajo en Los GUSANITOS y el apoyo por mis estudios universitarias, la realización de mi sueño profesional sería imposible.
(Ana Gisell López Martínez)