Categorías News ESPAÑOL

Nos hemos mudado…

…y si eso no fuera suficiente, también tuvimos que luchar con un agresivo virus.
Después de que nuestra casa en la Sabaneta por x veces se ha hundido bajo el agua, se nos agotó la paciencia con nuestro propietario. La mala suerte ha empezado cuando la bendición húmeda (la lluvia) salió de las tuberías obstruidas en la cocina, después la recibimos por el techo y finalmente el agua nos inundó por todos lados, haciendo que la casa luciera como una isla solitaria en medio de un enorme lago. Por lo tanto, la decisión fue rápida cuando nos ofrecieron alquilar la casa vecina en la calle el Tamarindo.
Así, en estas últimas tres semanas, ha pasado una cosa tras otra con una rapidez, que todavía me causan mareos. Hemos hablado con los padres, hemos realizado trabajos de reparación y pintura, hemos organizado un transporte escolar para los niños de la Sabaneta, hemos empacado nuestros bienes y nos hemos mudado a la nueva casa en el Tamarindo.
11 niñas y niños de la Sabaneta hemos podido integrar en la guardería existente de Los GUSANITOS Tamarindo I, mientras que un grupo de 12 niñas y niños ya han encontrado refugio en la nueva casa – Los GUSANITOS Tamarindo II. Actualmente hay más de 40 niñas y niños en la lista de espera, estos se integrarán gradualmente, después de completar el mobiliario y la pintura en el Paraíso de Infancia Los GUSANITOS Tamarindo II. Así, a partir de mediados de noviembre de 2018, cuidaremos a un total de 90 niñas y niños en las dos guarderías. Una vez más superamos nuestro límite de 80 niñas y niños, peeeeeero primero, el Decir-que-No siempre ha sido una de mis debilidades más grandes y segundo, la nueva casa nos ofrece mucho más espacio, ;-).
Como si el estrés por la reubicación no hubiera sido suficiente, al mismo tiempo fuimos atacados por un agresivo virus, en el que la mayoría de nuestras niñas y niños, así como parte de nuestras Madrinas, se enfermaron. El virus está asociado con fiebre alarmantemente alta, tos, bronquitis y, en algunos casos con neumonía. Por lo tanto, 5 de nuestras niñas y niños pasaron varios días en el hospital sobrellenado. 3 sufrieron de neumonía y 2 tuvieron que ser alimentados artificialmente, debido a su cuestionable condición de bajo peso. A unos 30 niñas y niños enfermos hemos atendido aquí en la guardería, por lo que a veces parecíamos más a un hospital que a una guardería alegre. Los más afectados fueron nuestras niñas y niños de bajo peso, que en los últimos meses hemos levantado a un peso corporal razonablemente aceptable. Ellos sufrieron el virus, se recuperaron por un día o dos, antes de que otra vez se enfermaron. Parece que lo peor ya lo hemos superado, porque todos se encuentran en el camino hacia la recuperación, aunque algunos todavía un poco temblorosos en las piernas.
Por las circunstancias tan difíciles que hemos vividos, también los asuntos administrativos se quedaron atrás, así era imposible escribir algo para nuestro Blog, o responder correos. Espero su comprensión y estoy convencida de que, poco a poco regresaremos a una cierta normalidad.

Con un saludo cariñoso
Priska Buchmann Scherer

En los últimos 4 meses…

…invirtieron nuestras niñas y niños – de edades de 8 a 13 años – cada minuto libre en la elaboración de esta hermosa lamparita, con mesita de noche. Como no podía ser de otra manera, la mesita consiste de una caja de cartón, cubierta de tela, ;-).
Por primera vez hemos enfrentado a nuestras niñas y niños a un trabajo a largo plazo, que les ha exigido mucha paciencia, precisión y resistencia. Comenzando con medir, dibujar y cortar las figuras geométricas, colocando agujas en una distancia exacta y finalmente, conectar las agujas con hilo con una gran precisión. Por lo de los componentes electrónicos no hemos podido incluir todos los niños, así fueron elaborados de Javiera y Nicole, después de un curso rápido con nuestro electricista.
A varias niñas y niños les costaba al principio a trabajar de manera meticuloso. Una y otra vez tenían que empezar de nuevo, porque algo les fue mal. Tampoco les fue fácil, a no tener un resultado rápido. Así a menudo llegaron al límite de su paciencia, pero el hermoso resultado nos enseña, que el gran esfuerzo valió la pena.

Muchísimas GRACIAS…

…para las felicitaciones que llegaron de cerca y de lejos por mi cumpleaños. Estoy feliz, que tanta gente, de una u otra forma hayan pasado un rato conmigo, 💝.
He disfrutado tanto la fiesta, junto al lado de mis niñas, niños y madrinas. Un abrazo de oso a todas las madrinas, que año tras año se esfuerzan tanto con las niñas y niños, a elaborar dibujos cariñosos, manualidades hermosas y bailes alegres. Por lo de los dibujos ya tengo definitivamente un problema, porque como loca estoy buscando paredes, 🤔.
Gracias a las madrinas, ya mi habitación poco a poco pierde su ambiente de humildad. Con corazón pesado me he separado de mi mesita de noche (una caja cubierto con tela), que fue reemplazado por una mesa de noche real. La pared ahora está decorada con un espejo, de donde cada mañana me sonríe una jovencita preciosa, que me saca la lengua, 😋.

Círculo vicioso

Miles de padres, madres, jóvenes, otra vez huyendo, dejando su patria, dejando sus hijas e hijos. Unos por falta de perspectivas económicas, otros por persecución política. Por falta de dinero huyen sin pasaportes, poniéndose al riesgo de perderse en el camino de la última esperanza. Familias separadas, la pesadilla que persigue al pueblo nicaragüense hace ciclos, está una vez más hecha realidad.
Padres, madres, que hace 6 años han empezado a levantarse de su estado letargo, mientras buscaban trabajo y poco a poco se han mantenido de su propia fuerza. Aunque tenían trabajos mal pagados, ganaron lo suficiente para comprar comida sencilla y pagar los gastos escolares de sus hijas e hijos. Y más, con razón los padres estaban orgullosos, que han logrado alejar a sus hijas e hijos del trabajo infantil.
Me duele hasta lo más profundo de mi corazón, ver con impotencia que el trabajo que hicimos juntos con estos padres, de un día al otro, está en peligro de hundirse en la nada. Me cuesta a aguantar la mirada en los ojos tristes de nuestras niñas y nuestros niños, que lloran por su papá o su mamá. Mientras sus labios sufren silenciosamente, hablan sus ojos sobre la falta de caricia, cercanía, cariño, preocupación, palabras de ánimo y si, también les faltan los regaños de sus padres.
Ya tengo 11 años de vivir en Nicaragua y hoy este pueblo nicaragüense una vez más me ha dado una gran lección. Ya puedo entender esta sensación de querer caer en un desmayo sin límites. Este estado mágico de aletargamiento, que deseas darle seguimiento, sin que nada y nadie te despierta. Entiendo el porqué, entiendo porque ellos mismos se han abandonado.
He aprendido a entender, porqué nuestro trabajo al principio fue tan difícil, porqué necesitábamos este enorme esfuerzo, a despertarles de su apatía. Ya veo el enorme sacrificio, que invirtieron y lo difícil que fue para ellas y ellos, a levantarse de nuevo. Aprecio mucho más la confianza que han depositado en nosotros y los admiro, que a pesar de todo no han perdido la esperanza y una vez más han decidido a caminar este camino doloroso.
(Priska Buchmann Scherer)

Se acuerdan de Aixa…

…la muchachita tímida y excepcionalmente inteligente. La mujercita que fue una de las primeras niñas que hemos atendido en nuestro Paraíso de Infancia Los GUSANITOS Tamarindo. La mamá sustituta que, como hermana mayor, siempre se preocupaba por el bienestar de sus siete hermanas y hermanos menores.
Aixa una vez más nos ha enseñado, de que “por donde el amor cae, tiene que caer” y “En contra de las hormonas locas, no puede ni la inteligencia”, ;-).
Aunque parece como que hemos fallado por el tema de la educación sexual con ella, somos ni menos contentos sobre el nacimiento de su hija Mariquita. Bueno, en realidad esa dulzura se llama María, pero no puedo quitarme la mala costumbre de darles sobrenombres adecuados, a niñas o niños, que a primera vista se deslizan en mi corazón, ;-).
Querida Aixa, me alegra que a pesar de este pequeño dulce “incidente” continúes con tu secundaria. Esto, especialmente en nuestras latitudes, requiere mucho coraje, fuerza y energía. Te deseo, que esta pequeña y tierna criatura te da las fuerzas necesarias, por el camino pedregoso delante de ti. Que Mariquita te llenará con amor y alegría en momentos difíciles y que ella haya heredado muchas cualidades de tu buen carácter.
(Priska Buchmann Scherer)