¡Vamos a jugar!

El juego es el instrumento más importante para el aprendizaje y desarrollo integral de los niños, puesto que aprenden a conocer las reglas sociales de comportamiento de la vida juguetonamente. Es igual importante como dormir, comer y beber. A través del juego los niños buscan, exploran, prueban y descubren el mundo por sí mismos, siendo un instrumento eficaz para la educación. Los niños necesitan hacer las cosas una y otra vez para aprender gradualmente. Ellos necesitan la experiencia de cometer errores, descubrirlos y aprender a corregirlos sin desanimarse. Así los diferentes juegos tienen carácter formativo para su futuro. El juego es un ejercicio que realiza el niño para desarrollar diferentes capacidades como físicas, afectivas, desarrollo sensorial y mental, creatividad e imaginación, forma hábitos de cooperación.