No ha sido un año fácil…

…y el ambiente navideño nos deja sentir aún más profundo el dolor y la tristeza, sobre las diferentes pérdidas innecesarias en innumerables familias. En esta época las madres y los padres llorarán más que nunca por sus hijos y hijas, niñas y niños extrañarán tanto más la ausencia de sus padres. De todo corazón sentimos con todas estas madres, padres, niñas, niños, abuelas, abuelos, hermanas, hermanos, tías, tíos, amigas y amigos. Deseamos a todos los afectados la fuerza, que la esperanza sea mucho más fuerte, que el luto que os quiere dejar caer.
Como todos los años deseo salud, amor y felicidad a todos nuestros socios, donantes, amigos y patrocinadores. Pero este año os deseo además, que el año 2019 sea lleno de paz, porque vivimos en un mundo herido y solo la esperanza puede curarlo y conducirnos al camino correcto.
(Priska Buchmann Scherer)