¡Viva! – ¡Viva! – ¡Viva! y otra vez – ¡VIVA!

Hoy fue el último día escolar y con un gran alivio entramos en la etapa de las vacaciones anuales, que tardarán hasta el fin de enero 2019. «Vamos, anímate, solo falta un mes, solo quedan 20 días, solo una semana más, solamente UNA VEZ MÁS, y lo lograste!» De esta manera hemos animado a nuestras niñas y niños, que han esperado ansiosamente las vacaciones, como ningún otro año. También para nosotros un gran alivio, ya no hay que echar un vistazo al reloj cada rato, no debemos presionar a las niñas y los niños con los estudios y el forzamiento escolar, ya no hay que lavar montones de uniformes, con gusto dejamos los zapatos escolares para más que dos meses a un lado. SOLAMENTE DISFRUTAR EL TIEMPO CON NUESTRAS QUERIDAS Y QUERIDOS. Jugar, jugar, jugar y más jugar y dedicarnos a las manualidades navideñas en un ambiente relajado.
A propósito: Nuestro nuevo hogar luce bonito, ya estamos establecidos y nos sentimos cómodos. Los nuevos niños que entraron hace tres semanas se aclimataron rápidamente, ya no lloran cuando vienen, formaron amistades y disfrutan los juegos en equipos.
Los niños que hasta ahora nunca estudiaron, se acostumbran poco a poco al ritmo de las clases particulares. A algunos les gustan tanto los estudios, así que absorben el conocimiento como esponjas. A otros les cuesta poquito más, porque por nada están acostumbrados a sentarse y concentrarse a una materia por más que solamente un rato. Ellos son, que necesitan extensos recreos y prestan mejor atención, cuando organizamos las lecciones de forma dinámica.
Así os dejo con esas buenas noticias, hasta la próxima
(Priska Buchmann Scherer)